¿Existen los milagros?

la pequeña saltamontes :P

photo credit: aguscr via photopin cc

Lo tenía casi imposible. Podría decirse que era una “desahuciada” del empleo. Mujer, mayor de 45 años, madre de familia y con más de un año de permanencia en el paro. Misión imposible, me decían, probablemente no vuelvas a trabajar, lo tienes francamente difícil.

Pero me empeñe y mucho. Cerré mis oídos a los agoreros, a los malos pensamientos, al desánimo, a las miradas de pena… Procuré rodearme de la gente que me apoyaba, que me daba fuerzas.  Y lo conseguí.

No fue un camino fácil, hubo muchas ofertas en las que ni siquiera miraban mi currículum, y cuando lo hacían el descarte era automático. Semanas enteras sin presentarme a ninguna candidatura que se ajustase a mi perfil. Y muchas con la coletilla “de 25 a 30 años”  o similar.

Volví a la “escuela” y empecé a hacer cursos que reforzaran y ampliaran mis capacidades.  Leí mucho sobre marca personal, currículums, cartas de presentación…. (tanto que me decidí a hacer un blog sobre el tema).

Descubrí las redes sociales, y con ellas a un montón de personas (mis amigos 2.0) que me apoyaron y me enseñaron muchas cosas. Siempre había alguien dispuesto a mandarte una sonrisa virtual y un “¡ánimo!: sabemos lo que es”.

Y de repente, un día, encontré a alguien que creyó en mí. Al que no le importó mi edad, sino sólo lo que sabía hacer. Al que convenció mi entusiasmo por ese trabajo, y no se dejó llevar por estereotipos estúpidos.

Tal y como están las cosas supongo que no será un trabajo para “toda la vida”, pero ya no me importa, no viviré con el temor del desempleo, porque sé  que en él también hay cosas buenas, nuevas oportunidades y gente grandiosa.

Hoy digo adiós al paro, pero no os digo adiós a vosotros, mis lectores. Seguiré en la brecha tratando de ayudar a que encontréis vuestro hueco, porque ¡Si se puede!

Ánimo y Salu2!!!

PD. Me vais a permitir que me acuerde en estos momentos de dos grupos de personas: la gente del curso de la CVE, con quienes compartí penas y alegrías durante muchos meses y el colectivo “No quiero ser portada de los lunes al sol” que hacen un trabajo estupendo por todos los desempleados (circunstancia que ellos comparten). Lo lograréis, seguro. No bajéis la guardia y mucho ánimo, seguro que una puerta os está esperando para abrirse. Yo seguiré con el blog, tratando de ayudar a todos los que están pasando por lo que yo pasé, porque sólo quien ha estado desempleado sabe lo que es.

Hablan los desempleados: 10 Razones para contratar una MASP

Hola.

Inicio hoy una serie de colaboraciones con una gran amiga y persona que se encuentra en la misma situación que la mayoría de los que llegáis al blog: desempleada.

Beatriz trabajó durante 14 años (!!!) en comunicación audiovisual hasta que la crisis decidió que era tiempo de que cambiara de aires. Y como es vitalista y positiva, a ello se puso: decidió reinventarse en el mundo de los Community Managers y la organización de eventos.

Nos trae un artículo que me ha parecido muy interesante: las razones para contratar una MASP. ¿Sabes lo que es? ¿eres una de ellas (más bien nosotras, porque yo lo suscribo y me apunto a la palabra)?. ¿Nos cuentas tu experiencia?

Salu2.

MASP

photo credit: Adrian Dreßler via photopin cc

10 razones para contratar una MASP

“Si  en dos años no he conseguido un trabajo…ya me dirás” pocos son los que no han dicho esta frase llena de autosuficiencia, el día que les han despedido. Yo la primera, y descubro después de 1 año y medio sin trabajar a cambio de un sueldo (por que parar no he parado) que después de reciclarme, estudiar y cargarme de energía positiva con la que está cayendo; descubro que soy madre, que tengo una larga trayectoria profesional (en otro ámbito al que opto) y que “tengo una edad”… Bastante tengo ya con todo eso, con lo que me han descrito; para encima competir en este reciclaje con los que tienen la experiencia y son más jóvenes pero titulados y con no sé cuantos masters.

Así que aquí van mis razones para contratar a alguien en “mis circunstancias”.

1.  Somos personas equilibradas (los hijos y las responsabilidades familiares es lo que tiene).

2. Responsables con horarios y cumplimiento de tareas (lo de llegar con ojeras después de una o varias noches de fiesta, quedó en el pasado).

3. Resolutivas (si eres capaz de organizar una casa, niños, marido, perro y trabajo a tiempo completo, también puedes solucionar cualquier imprevisto laboral).

4. Ausencias, impensables salvo fuerza mayor…( o sea como todos) , meterse en la cama por una gripe es un lujo que no nos podemos permitir.

5. Conocimientos: ávidas de aprender y de poner en práctica lo que sabíamos y lo nuevo. Nos movemos bien en un ámbito de trabajo.

6. Relaciones: el ligoteo en el trabajo…esa parte ya la tenemos cubierta en casa, no necesitamos ligar con nadie para ascender; por lo tanto menos tiempo perdido en horas de trabajo.

7. Capacidad de sacrificio: informes de última hora, “lo necesito para ya”…quitaremos horas personales pero el trabajo aunque sea desde casa sale si o si.

8. Bajas por maternidad: nosotras ya cumplimos así que…

9. Movilidad geográfica: señores empresarios no den por hecho que por tener una familia no la tienes, hay mucha gente que está dispuesta a trasladarse por un trabajo.

10. Titulitis: la experiencia es un grado y la iniciativa también, no vamos a empapelar un despacho; vamos a trabajar. Puede que no tengamos 2 carreras y 3 masters; pero mientras estos chicos sangraban a sus padres con magníficos estudios nosotras nos dedicábamos a adquirir los puntos anteriores.

No quiero que nadie se moleste; no es una arenga contra los jóvenes, nada más lejos de mi intención pero también hay que dar voz a todas las personas que están en esta categoría: “Madres Aunque Sobradamente Preparadas” ¿tú también eres una MASP?.

Yo me contrataría, ¿y tú?.

Beatriz Ferrero